Jóvenes se capacitan en Resolución de Conflictos

Categorías: Noticias.

Como parte de las actividades que realiza el Comité Sindical Juvenil del Estado  (COSIJE) en coordinación con la Secretaría de la Juventud de Querétaro (SEJUVE), se llevó a cabo el Curso de Resolución de Conflictos, con el fin de que los participantes identifiquen la importancia de la negociación como factor de éxito en el intercambio de beneficios entre personas y desarrollen las habilidades personales para conducir exitosamente un proceso de negociación y manejo de conflicto.

En este sentido se expusieron herramientas para conocer los conflictos y algunas estrategias para obtener los resultados esperados.

A este evento asistieron líderes sindicales de la empresa ITP Aero, Diego Iturbe y Armando Rodríguez de Ventramex, así como los representantes juveniles de esta sección: Ángeles Martínez, Alejandro Sánchez y Alfonso Alvarado.

Resolución de Conflictos Laborales

El conflicto laboral se define como el altercado entre dos o más empleados  en las relaciones laborales.

Los motivos más comunes por los que ocurren los conflictos son:

  • Diferencias encontradas en las conductas de miembros del equipo
  • La desmotivación
  • Bajo desarrollo de competencia de adaptabilidad al entorno
  • Mala comunicación,
  • Diferencias de criterios en temas culturales o religiosos,
  • Falta de integración  de algunos de los miembros del equipo
  • Bullying
  • Acoso.

Recomendaciones ante Conflictos Laborales

Los conflictos laborales son eventos que debemos enfrentar. Ante la presencia de cualquier conflicto laboral es  preciso seguir las siguientes recomendaciones.

Tratar de darse cuenta de los conflictos lo antes posible: Si cree que existe algún problema en su equipo de trabajo, haga frente a la realidad y no espere que se resuelva por sí sólo. Un conflicto no resuelto podría convertirse en algo peor.

Crear el ambiente: Reunirse a puerta cerrada permitirá que los implicados tengan la oportunidad de airear sus disputas y de compartir sus posturas de forma tranquila y considerada. Antes de que nadie diga nada, hágales entender y acordar que el único fin de la reunión es resolver el conflicto.

Reunirse para tratar el tema: Haga una reunión con los discrepantes al mismo tiempo. Permita que todos expliquen sus posturas, sin que sean interrumpidos. Refuerce el hecho de que el problema sólo puede ser resuelto por medio del diálogo y la negociación.

Sea firme: No sea excesivamente comprensivo en cuanto al problema. También evite tomar un tono agresivo. Escuche con empatía y objetividad. Deje claro que no se pondrá de ninguna de las partes.

Llegar a un acuerdo sobre el problema de manera conjunta: Cree consenso sobre su evaluación del problema antes de buscar una solución. Encuentre un terreno común entre los antagonistas. En este punto, su clarificación podría solucionar el problema. Si no es así, es crucial que lleguen a un acuerdo sobre la percepción común del problema.

Explorar soluciones alternativas: Si una parte siente que ha ganado, la otra podría seguir descontenta, por lo que debe concentrar sus esfuerzos en crear una solución positiva para ambas. Insista en que ambas partes formen parte de la creación de la solución y asegúrese de que cada parte sugiera lo que personalmente haría para resolver el problema.

Acordar una solución: Una vez discutidas las posibles soluciones, decida la solución que mejor hace frente a las necesidades de ambas partes y de su organización. Póngalo por escrito, con acciones acordadas claramente explicadas. Decida cómo medirá su éxito de forma colectiva. Supervise el progreso habitualmente y refuerce el éxito de forma positiva con elogios verbales.

¡Gracias por leernos! compártenos tu experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *